Intimacy: Our Secret World

16 1

La vida a veces es demasiado dura para estar solo, y también demasiado increíble por un millón de razones para no compartirla.

Con todas las taras que tenemos, ser visto plenamente por alguien y a pesar de ello, ser amado completamente, raya lo milagroso. Que mejor regalo le puedes ofrecer a alguien que aceptarle completamente, de amarle a pesar de sí mismo; es un acto casi divino. Por suerte, venimos llenos de cualidades, destrezas y aptitudes maravillosas, pero también con defectos e imperfecciones que pueden hacer daño, y dejarlas al descubierto ante alguien es una tarea difícil y dolorosa.

Este verano en mi tiempo libre he pensado mucho en el compromiso que es el matrimonio y lo que significa para mí. Hay tantas cosas que se desconocen cuándo te casas relativamente joven que creo que sería importantísimo para una pareja que hicieran una lista de estos defectos suyos de los que eres consciente y hacérselos saber. Esto no te lo dicen al casarte porque no las ves, ni las sientes, ni importan, ni hacen daño; pero con el tiempo por mucho que trabajemos duro para que nuestras “peores partes” estén bajo control, pueden ser muy dañinas, por eso de la importancia de decirlas abiertamente a quien amas y viceversa.

Todo humano tiene defectos, fallos, imperfecciones, fracasos y con el tiempo conviviendo con alguien, ambos los van conociendo, al mismo tiempo van viendo lo que es merecedor de respeto y admiración de cada uno y de ellos mismos. Es un proceso que no se aprende sin vivirlo ni pasar por ello. Antes comenté que es como un pequeño acto divino, el crear un hueco en tu consciencia para aceptar y sostener las contradicciones y defectos de alguien. Quizás no solo se alcance la trascendencia en monasterios o en lo alto de una montaña, por ejemplo, pero también en muchas cocinas de hogares, con esta aceptación diaria de imperfecciones o simples diferencias. Si no hubiera pruebas que superar, poco amor habría. No conozco a ninguna persona que vaya al matrimonio sin tener la certeza de que su felicidad aumentará compartiéndolo todo, alegrías, proyectos, sueños, secretos y también las penas, disgustos y sufrimientos que nos trae la vida, que puede unir aún más.  Se crea un mundo secreto, íntimo, único entre los dos, un cielo privado compartido entre dos personas.

Que la mitad de la gente que se casan hoy en día se divorcien, es un dato que me ha aterrorizado cada vez que lo escucho. Si la mitad de las hamburguesas que sirven en los restaurantes causaran cólicos, las prohibirían, ¿verdad? Si la mitad de cualquier cosa, deporte, actividad, acabara en desastre y dolor, el gobierno la prohibiría; y el mayor desastre íntimo, ocurre sin cesar una y otra vez. Todo es mucho más complicado de lo que parece y estos malos resultados tienen mucho que ver, entre muchas cosas, por lo visto, con la edad; cuanto más joven te cases muchas más probabilidades tienes de divorciarte. Y lo entiendo totalmente, hay tantas cosas que no nos explican, que desconoces, y te metes en esta aventura POR AMOR INCONDICIONAL DEL PURO.  Y es que elegimos a nuestras parejas/maridos/mujeres hoy en día solo por amor y resulta que estas uniones son tan frágiles como el amor mismo. ¿Es ese el problema? Esto no pasaba en otras épocas cuando los matrimonios se arreglaban por otros motivos que no fueran amor, sino por posesiones, títulos, tierras, intereses, clanes…. (pensando en la serie Outlander que estoy viendo ahora). Y lo curioso y sorprendente es que las uniones por amor no garantizan estar juntos toda la vida, a diferencia de las uniones por bienes. Ahora bien, tener la suerte de permanecer junto a alguien con amor y por amor, ganarse una vida juntos y tener el honor de acompañarlo hasta el final, eso es AMOR y me pone los pelos de punta. Lo que sí sé bien, es que no hay que tirar la toalla tan fácilmente, porque la felicidad está en juego, el amor está en juego y la gran mayoría de los problemas que puedan surgir tienen solución si se pone manos a la obra uno.  Para cambiar situaciones que no marchan y que queremos que cambien, solo hay una forma: cambiar yo. Yo no puedo cambiar a nadie, solo puedo mejorarme a mí misma a mejor siempre y crear un ambiente dónde el cambio sea posible, donde el otro pueda cambiar.  Formándose uno, demostrando nuestros valores, amores, etc… en el día a día. Llenar nuestra vida de sentido tiene mucho que ver con cómo la vivimos cada día, en realidad eso es la vida.

Viendo una encuesta sobre que nos produce mayores niveles de estrés a las personas, divorciarse está el segundo de la lista… después de la muerte de tu marido/mujer, más estresante que la muerte de un familiar cercano, enfermedad seria, pérdida del trabajo o encarcelamiento. Lo que también me sorprendió es que en un ranking alto también estaba la “reconciliación matrimonial”; ósea que “casi” divorciarte y luego salvar el matrimonio en el último minuto puede ser emocionalmente totalmente devastador. Leer esto me sorprendió una barbaridad y me hizo estar aún más consciente de lo que una persona puede ser capaz de superar y de reparar y de lo poderoso y frágil que es el amor a la vez.

No hay mayor riesgo que casarse se podría decir; pero también sé que no hay mayor felicidad que un matrimonio feliz. Y si alguna vez has amado a alguien de verdad, sabes que el amor vale la pena y si algún día has sido generoso de verdad, sabes que eso te hace feliz.  Se vive mucho mejor con un corazón que sabe amar y que es generoso y por suerte, hacerlo es un acto voluntario.

Si quieres querer, quieres. Y cuando no basta con querer, hay que ir dando pequeños pasos sembrando un ambiente donde el cambio sea posible… con voluntad, la ilusión vuelve, esforzándonos por formarnos, saber, aprender, tener juicio, una sorpresa, un silencio, ¡una sonrisa! y por querer las cosas que el otro quiere. Para ello hay que tener una razón, un sentido y un “cómo” y eso se consigue formándose, trabajándose uno. ¡Merece la pena!

Diría que el secreto está en entregarse, cuanto más te entregas, más quieres y lo normal es que el amor florezca cada vez con más fuerza, más puro, más pensando en el otro que en uno mismo.

Con Edu este verano, he leído sobre el amor perfecto; hemos estado leyendo historias de la Biblia. Nuestro hijo es un niño muy intuitivo y perspicaz y entre otros muchos comentarios, dijo que podría volver a enviar a su Hijo a la tierra para volver hacer creer a mucha gente y hacer el bien; también me dijo que si cuando tenemos a Jesús en el corazón, que sí que nos tiene que querer muchísimo,  que si aunque nos equivoquemos nos va a querer siempre, que si no hay nada hecho ni que exista ni inventado aquí (en la tierra) que nos pueda separar de Él… Eso sí que es perfecto.

Nosotros somos imperfectos. Y cuando queremos a alguien de verdad, le queremos proteger, de todo y de nosotros mismos, si es que eso tiene sentido, por eso es tan importante trabajar en uno mismo porque solo así, aparte de conocerte, quererte, liberarte y entenderte, podrás amar, proteger, cuidar, apoyar y sostener íntegramente a la persona que amas.

Pensamientos de este verano 2015.

Os quiere, Ana

3

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Acerca de madretrabajadoracreativa

¡Soy una enamorada de la vida! No hay cosa que más me guste que sonreir, ser positiva, hacer reir, buscar el lado bueno y no parar de hacer cosas. Tengo cuatro hijos preciosos, tres niñas y un niño, y un marido al que adoro. Me apasiona el deporte, en especial el voleibol, el fútbol y correr. Soy muy activa, y lo que más me relaja es dar masajes y cocinar, pero dulces solo...llevo haciendo bollos y tartas desde los 11 años en casa! La moda me fascina también, no tanto seguirla, sino ver qué le sienta mejor a cada persona en un momento y situación distinta, me divierte imaginar y pensar qué le quedaría bien. Tengo buen ojo para eso y suelo acordarme mucho de las personas viendo lo que les sentaría genial! Y por supuesto viajar, me considero una persona multicultural por haber tenido la suerte de vivir en distintos países desde niña, de viajar y de tener amigos repartidos por todo el mundo. Creo que la vida son experiencias y viajar y conocer culturas distintas te abre los ojos y el corazón. Me seducía el mundo del blog por tener la oportunidad de compartir y contar trucos, novedades y vivencias con muchas personas, que a mi me han servido o me entretienen. ¡Así que allá voy! ¡A divertirme! Besos de una madre, trabajadora, activa, divertida, creativa e imaginativa. Aquí teneís mi mail para cualquier consulta: baezaana@yahoo.com Ana Baeza Licenciada en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte
Esta entrada fue publicada en Be positive. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s