Rock your Mama body!

FOTOS DE HELEN Y EMBARAZADA 259 P1020263

¿Has conseguido recuperar tu cuerpo después de tener hijos o entre embarazos? ¿Cómo lo has hecho? ¿Cómo lo hacen las celebs? Porque la genética ayuda, pero solo con eso, no se logra.

“Una mujer gana un promedio de 11 kilos o menos en un embarazo” es lo que siempre he leído en las revistas sobre ser padres y tras leer esto coges cualquier revista del corazón y ves los abdominales de acero y los cuerpazos de Heidi Klum, Jessica Alba, Victoria Beckham, Alessandra Ambrosio, etc…. Y te dan ganas de quemar la revista y después comer chocolate. Eso sí, el siguiente paso es mentalizarte e intentar recuperar tu cuerpo pre-embarazos, que a veces es más difícil que dar a luz. Yo engordé por este orden de kilos en mis embarazos…18, 16, 15 y 14, cada vez menos, sí, pero porque me quedaba con algún kilo de los anteriores. Durante los 7 años que estuve embarazada y criando nunca me planteé si quiera perder los kilos que me sobraban, más que nada porque me veía increíblemente guapa y espectacular a la par que feliz y de igual manera, no necesitaba hacerlo para la vida que llevaba. Entre embarazos no volvía a mi cuerpo de antes, pero después de Adriana, sabiendo que iba a ser mi último embarazo, y pensando que quería recuperar aficiones pasadas como correr y jugar al volei y sentirme menos pesada, sin más decidí por primera vez dar unos pasos que no había hecho durante los años de embarazos, lactancias y crianza.  Lo bueno es que para poder volver a tu cuerpo de antes, lo primero es, como no, es que hay que engordar. Esto es lo que hice yo durante mi baja maternal:

* Me apunté a un gimnasio cercano a casa de mis padres con mi hermana, al mes de dar a luz, ella dio a luz 6 horas antes que yo a mi sobrino Mateo, así que unimos fuerzas, aprovechamos el tiempo por la mañana mientras los niños están en el colegio y nos matriculamos con mucha energía unos meses en el Holiday Gym. Sólo íbamos una horita al día, y creo que me tiré el primer mes y pico solo caminando con buena música en la cinta porque no me sentía cómoda y mi cuerpo no estaba preparado para nada más, pero era más que suficiente. El simple hecho de ir al gimnasio y subir las escaleras ya quemábamos calorías y nos motivábamos.

* Comía de todo, pero dejé de tomar pan y dulces, nada más. Desayunaba un té solamente, luego hacía ejercicio y después ya desayunaba. Comía a menudo y tenía la nevera llena de cosas sanas. Me preparaba tupers llenos de fruta cortada lista para comer y cuando me apetecía un snack, era perfecto, lo disfrutaba y era lo que me apetecía porque en mi cabeza tenía puesto el chip de “vida sana”.

* Di el pecho. Mano de santo, para todo y también para ayudarte a que las calorías que ingieres sean literalmente succionados por tu hambriento bebé.

* Yo no me compré ropa nueva para cuando tuviera mi “nuevo cuerpo de vuelta” me motivaba más ir viendo que la ropa me iba quedando cada vez más suelta. Y cuando ya dejé de usar mis pantalones de embarazada, fue toda una fiesta interna ya que tardé bastante que eran comodísimos.

* Tomé Omega 3, varios meses después de dar a luz, unas 2-3 perlas al día, según me recetó mi hermana Kika, médico y especialista en lactancia, para el ánimo. ¡Funciona! Por ello por ser como soy, no recuerdo haber tenido ni un momento de bajón en los meses después de dar a luz. Según iba creciendo Adriana, me fue enamorando cada día más y eso me hacía desplegar el dinamismo y entusiasmo que llevo dentro.

* Daba paseos de una hora por lo menos cada día caminando con brío con el carrito y Adriana dentro. Iba cambiando de itinerario, viendo escaparates, hablando con ella si iba despierta. ¡Me ponía crema solar cada día! Importantísimo para todas las pieles y más para la de una reciente mamá.

* Intenté rodearme de gente sana y deportista para motivarme, aunque con las ganas que tenía yo misma de volver a moverme y sentirme ligera fueron suficientes. Lo curioso es que me debí de rodear sin querer de alguien no muy sano (o lo trajeron los niños del cole) porque me cogí una buena gripe/gastroenteritis a los 3 meses de dar a luz, que de golpe y porrazo perdí 4 kilos….todo ayuda….

* Descansaba, en algún rato que tenía por la mañana, con las piernas en alto unos minutos al día para mejorar la circulación sanguínea.

Hacer esto a mí me funcionó, está claro que lo que haces todos los días, es más importante que lo que haces de vez en cuando y aunque suene una burrada en los 5 meses después de dar a luz a Adriana perdí unos 19 kilos. 🙂 Eso sí, mi cuerpo no volvió a ser exactamente el mismo, no esperes que lo sea, una no es la misma tampoco. Lo importante es tener presente que igual que la vida nunca será igual después de tener un hijo, tu cuerpo no será el mismo de antes, porque ha cambiado para siempre aunque vuelvas a tu peso de antes de tener hijos. Es como si el terreno hubiera cambiado, estirado y cedido, como si se hubiera repartido mal la cosa por tu cuerpo y en los lugares menos propicios aparecen pliegues nuevos, más piel…es que es normal que cambie por llevar ese peso extra durante nueve meses (cuatro veces). 🙂 Hay partes que se sienten peor que otras y que te cuesta más acostumbrarte pasado el tiempo (por suerte se pueden mejorar mucho con ayuda :)) en cambio ¡otras florecen! Como las curvas de las caderas, los pómulos en la cara más pronunciados y un pelazo diez, olé, olé y olé.

La belleza está en todas partes donde la busques. Claro que nuestro cuerpo cambia, solo hay que catalogar esos cambios y darles distintos grados de aceptación en nosotras. La cultura de hoy en día obsesionada con el físico, no ayuda ni nos prepara para sentirnos bien y guapas en nuestro nuevo cuerpo post bebés, pero ese es el reto, librarse de todo eso y darnos cuenta que nuestro cuerpo ha cambiado, pero por suerte la manera en que vemos el mundo también y ese es nuestro punto fuerte. Yo he llegado hasta a llamar el “pupú” de mi bebé preciosa, como si estuviera enamorada de ello….El truco es incluirnos en nuestra nueva versión expandida de belleza….esas líneas suaves alrededor de tus ojos, sean por no dormir o por sonreír demasiado, te hacen interesante. ¿A que tu voz nunca te ha sonado tan celestial como antes cuando tienes en brazos a tu bebé y le cantas para que se duerma? Eso me impresionaba a mí porque canto fatal y cuando lo hacía a mis bebés, lo hacía para mí como los ángeles en persona.

Hay belleza en los lugares más insospechados, que hacen que lo mundano y lo más pequeño de repente se transformen en algo maravilloso. Recuerdo mirar las interminables pestañas de Adriana cuando dormía y pensar que era la cosa más preciosa que había visto en mi vida.

Se realista, acepta que es normal que nos duela la espalda, que usemos los spanx, que no controlemos nuestra vejiga como antes, que tengamos estrías, que hay partes que no vuelven a su lugar naturalmente, pero no pierdas el tiempo sintiéndote mal por ello, porque en todo tú siempre hay hermosura, atractivo y una valía impresionante. Se perseverante, da el pecho, come bien y haz ejercicio cuando tu cuerpo esté preparado, basta con caminar…sentirnos bien y recuperar la línea y la forma física, te ayuda a encontrar la estabilidad emocional después del parto y ayuda a evitar que te sientas triste dentro del cocktail de sentimientos y hormonas en la que estás inmersa.  Por suerte, toda esta andadura de ser madre y padre desarrolla todo nuestro potencial humano haciendo que afloren los sentimientos más nobles y altruistas que todos llevamos dentro.

Surprise yourself. Y verás las maravillas que tu cuerpo de mamá es capaz de hacer. Jamás imaginé lo que podía esprintar de la manera que lo hice hasta que se me escapó de la mano corriendo mi hija de 3 años en un parking…a eso me refiero. Tu cuerpo de mamá es capaz de levantarse por cuarta o quinta vez en la noche para dar de comer a un bebé o darle un vaso de agua a tu hijo y no te va a fallar. Somos capaces de sujetar a un niño en brazos o en la cadera por un tiempo record, tenemos brazos de acero y un cuerpo fuerte que nos permite coger en el aire a tu hijo según salta de la cama a tus brazos… Somos súper Mamás. La experiencia del parto y de dar a luz nos preparan para la maternidad con fortalezas y cualidades que forjan nuestro carácter para hacerlo bien. Gracias a nuestra fortaleza en los momentos más difíciles, pienso que nuestras madres y todas las madres son heroínas. Y si el físico te fallara por razones ajenas a ti, piensa que tienes la suerte de tener a quien amar, de tener cosas buenas que hacer por alguien y cosas buenas que desear y eso da la felicidad. Hacer crecer un corazón dentro de ti, es engrandecer el tuyo.

Rock your Mama body!

Ana

IMG_6282 FOTOS DE HELEN Y EMBARAZADA 013

Acerca de madretrabajadoracreativa

¡Soy una enamorada de la vida! No hay cosa que más me guste que sonreir, ser positiva, hacer reir, buscar el lado bueno y no parar de hacer cosas. Tengo cuatro hijos preciosos, tres niñas y un niño, y un marido al que adoro. Me apasiona el deporte, en especial el voleibol, el fútbol y correr. Soy muy activa, y lo que más me relaja es dar masajes y cocinar, pero dulces solo...llevo haciendo bollos y tartas desde los 11 años en casa! La moda me fascina también, no tanto seguirla, sino ver qué le sienta mejor a cada persona en un momento y situación distinta, me divierte imaginar y pensar qué le quedaría bien. Tengo buen ojo para eso y suelo acordarme mucho de las personas viendo lo que les sentaría genial! Y por supuesto viajar, me considero una persona multicultural por haber tenido la suerte de vivir en distintos países desde niña, de viajar y de tener amigos repartidos por todo el mundo. Creo que la vida son experiencias y viajar y conocer culturas distintas te abre los ojos y el corazón. Me seducía el mundo del blog por tener la oportunidad de compartir y contar trucos, novedades y vivencias con muchas personas, que a mi me han servido o me entretienen. ¡Así que allá voy! ¡A divertirme! Besos de una madre, trabajadora, activa, divertida, creativa e imaginativa. Aquí teneís mi mail para cualquier consulta: baezaana@yahoo.com Ana Baeza Licenciada en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte
Esta entrada fue publicada en Family. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Rock your Mama body!

  1. justo estoy en eso… 🙂
    Reconozco ese banco donde estas sentada con el top blanco: Southlake Town Square 🙂
    beso

    Me gusta

  2. Ana dijo:

    Que bueno. Para mi dar el pecho ha sido mi liposucción. A la semana de dar a luz ya había perdido los 11kilos del embarazo y a los 3meses ya pesaba 5kilos menos de mi peso antes del embarazo,ahora tengo mejor cuerpo que antes y todo gracias a mi bebe. Dar paseos con tu peque es buenísimo y sobre todo esa ilusión,esa felicidad que trae el bebe y hace que cada minuto sea para el. Yo ahora como por dos porque no paro de comer pero de cosas sanas para darle lo mejor a mi tesoro.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s